Estamos lanzando nueva tienda virtual
Estamos lanzando nueva tienda virtual
Carrito 0

MAGO MARXELO UNA ENTREVISTA MÁGICA

Magia

MARXELO UNA ENTREVISTA MÁGICA 

NADIE VA A DESCUBRIR LA MAGIA, PORQUE YA SE DESCUBRIÓ HACE SIGLOS ATRÁS.

¡Saludos MagiaManiacos! Hoy queremos dejarles a todos ustedes, una mágica entrevista a nuestro querido amigo Marcelo Argüellez o mejor conocido como Mago Marxelo, esperamos que lo disfruten tanto como nosotros. 

Saludos Marxelo, gracias por estar aquí hoy con nosotros, para comenzar cuéntanos ¿Quién es Marxelo?

Bueno, soy antofagastino de origen y nací el año 1974, aproximadamente a los 12 años o por ahí, es que empecé a fascinarme por el mundo de la magia, comencé a ver a los magos en la televisión chilena, básicamente “Canal 13” que era el canal más fuerte que traía a magos, también en la televisión local en un programa que se llamaba “Tele Norte”, en aquel entonces tenía una sección de pura magia en blanco y negro de los años 50, 60 y 70, ya después con el tiempo supe, que eran magos ingleses. Fue ahí donde empecé a fascinarme. En los años siguientes estuve buscando efectos de magia en ferias libres y cerradas, me topé con algunos efectos de fabricación nacional, que eran los que se hacían en la antigua “Casa de los trucos” de Santiago, y uno que otro de “Magia Borras”, esas eran las primeras incursiones de esta clásica tienda de magia española aquí en Chile, yo compraba aquellos blísters, que es como les llaman a los jueguitos individuales.

Ya en el año 89, es que sale la famosa serie de “El mundo de la magia de El Mago Larraín”, que salía en el diario “La nación” de aquellos tiempos. Eran 12 fascículos que salían todos los jueves, y yo justamente en el kiosco de la esquina mi colegio tenía asegurado el diario ese día.  De ahí se me abrió todo un universo y empecé a hacer bricolaje mágico, a compartir, a ensayar, hacer magia a mi familia y a mis amigos. Una segunda fase sería cuando estuve en Iquique por el año 92 o 93, ahí llegaron unos libros españoles a una antiguo librereia detenida en el tiempo que ya no existe, en ese lugar libro que llegaba, libro que me compraba.

Y una última parte fue cuando conocí a mi gran maestro, amigo y mentor, Hay Dalan. Él me enseñó el mundo de la magia desde un punto más técnico y profesional, por eso también he sido mago a tiempo parcial, he sido dealer mágico, he sido coleccionista mágico, historiador, también ahora curador y protector de las piezas de mi museo.

¿Nos podrías contar un poco más de tu relación y lo que significó Hay Dalan en tu historia?

Por el año 1994, estaba comprando en una mercería cosas para hacer bricolaje mágico, en eso veo una tarjeta en el mostrador que decía “Hay Dalan, el señor del misterio”, le digo al dependiente si tenía un lápiz para anotar la dirección pero él viene, saca la tarjeta del mostrador y me la entrega (yo aún tengo esa tarjeta) me la llevo y le mandó una carta como las formalidades de aquella época, él me responde por teléfono y me pregunta lo básico: “¿Desde cuándo estás haciendo magia?¿ qué tipo de magia haces?¿ qué efectos tienes?”.

Esas eran las preguntas básicas que se hacían en aquella época, yo le conté lo que tenía y él me invitó a su casa, vivíamos en extremos opuestos, me demoraba una hora u hora y media en llegar a su casa. Él es un tipo fenomenal, lo digo presente porque para mí, el no muerto, cuando él veía la chispa mágica en tus ojos se abría profundamente y te enseñaba todo, cosa que no se hacía antiguamente.

Al comienzo pensé que era un mago más, pero cuando comencé a ver quién era realmente a nivel nacional, me di cuenta de que estaba dentro de un ranking de magos muy valorados y cotizados por su historia, por eso también echo de menos que las nuevas generaciones no conozcan a estos referentes, y a la vez en segundo lugar, que tampoco tengan la habitualidad de tener un maestro, un mentor que los oriente. Fue un gran honor conocerlo y lo acompañé hasta los últimos días que pude, fíjate que tomaba mis vacaciones para ir a verlo cuando se fue a Coquimbo y nadie más lo iba a ver, obviamente en su tiempo fue un momento muy amargo, pero en lo que respecta a su legado sigue estando hasta el día de hoy, y soy uno de los agradecidos públicos de mi maestro.

Nos contaste que te dedicabas al bricolaje mágico ¿qué nos puedes contar al respecto?

Antiguamente había magos que fabricaban, pero no existía una tienda tipo fábrica. Una vez que conocí a Hay Dalan se me abrió todo un mundo más amplio de conocer magos, por ejemplo, a Marduk, una vez que estuve en Santiago pude conocer a Carlitos Carman, también conocí al mago Charly, y solo por carta al mago Larraín. Giovani que fue mi proveedor por algunos años me dio el contacto del mago Larraín, como no había tiendas uno tenía que rebuscárselas, claro había efectos muy simples que uno podría hacer con cartulina, cartón y pintura. Pero cuando eran más complejos, por ejemplo, unos vasos de latón, nadie te los hacía. Cuando conocí a Hay Dalan, él decía: “Yo los hago en Santiago”. 

La versatilidad de los maestros en Santiago era otro mundo. Él llevaba el original y decía que quería una copia y se lo hacían. También con él aprendí algo muy interesante. Él me decía: “Las cosas que tú compras no siempre están, es por eso tienes que comprar repuestos, nunca compres sólo uno”. Él cuando iba a las tiendas compraba 4,5 o 6 de una cosa para tener sus repuestos. 

Usando tus palabras, de que eres un adicto a la magia ¿cuéntanos cuál es el objeto más antiguo de tu museo mágico?

Para hablar de esto quiero partir diciendo, cuando yo compré los 12 fascículos del Mago Larraín. En las primeras cuatro hojas era de historia de la magia. Tenía 13 años más o menos y lo primero que aprendí fue historia de la magia, después aprendí magia. Cuando conocí a mi maestro, el me preguntó ¿qué sabía de magia? Afortunadamente yo le conté esto y él me dijo: “Estás bien, partamos con los juegos de magia”. 

Bueno el museo yo lo partí más menos en el año 2012, compraba pequeños lotes de magia de Estados Unidos. Y fue ahí, cuando me di cuenta que tenía pequeñas colecciones. Hasta que un gringo me ofrece lo que fue mi primer aparato antiguo, era una bola de fuego, que le perteneció a un gran mago norteamericano de los años 20, llamado “The Great Leon”. Era un globo de fuego de la casa alemana de Vielman, de entre 1910 o 1915. Después de un intenso mes de negociaciones lo compré, me llegó, lo tuve en mis manos y dije: “Esto es lo mío, esta es mi vocación”, es como un llamado, el coleccionar, el traer piezas de la historia de la magia del mundo a este rincón del planeta, es una vocación. Yo me preguntaba porque las grandes colecciones tienen que estar radicadas en Estados Unidos o en Europa.

¿Porque no puede haber una colección decente, en esta parte del continente?, ahí empecé a comprar. Además, con respecto, al más antiguo que tengo, pasa que, dentro del mundo de los coleccionistas, existe una premisa: “Es muy difícil fechar un producto del siglo 18 o siglo 19, es extremadamente difícil, casi imposible.

Esto es pasa porque en el siglo 18, generalmente, las piezas eran individuales, claramente en esos tiempos no había un concepto de coleccionar y además de que eran productos muchas veces mal hechos. Ya cuando llega la revolución industrial y con los productos en masa o en línea. La magia no queda exenta de esto y ahí nacieron las primeras casas de magia y fabricantes de magia.

Entonces pasa de que el plazo más antiguo que uno le pone es 1880.

Hemos podido ver varias piezas de tu museo, pero cuéntanos ¿Que objeto ha sido el más escurridizo, o que tú has querido tener, pero todavía falta? 

Hay varios, pero particularmente hay dos que no he conseguido nunca.

Uno de ellos es un cofre para desaparecer monedas, y otro que me gustaría conseguir es la cabeza del sátiro. Es una cabeza hecha de papel maché, con un palo de fierro y una base de metal muy elegante. Este objeto permite que el mago encuentre tres cartas del público, que previamente desaparecieron de una baraja, cuando el mago apunta al sátiro, la cabeza abre la boca y le sale una de las cartas y de los cuernos de atrás aparecen las dos las otras dos. 

Esta sería la pregunta más ilusa que podríamos hacerte, pero ¿Cuál es tu objeto favorito, no necesariamente el más raro o el más caro, pero aquel que tiene un cariño especial?

Buena pregunta, porque yo considero que me enamoro de mis piezas. Pero creo que él, que considero mi favorito, sería el globo de fuego. Uno por su estética, dos por su funcionamiento, digo es una joya de la mecánica.  Cuando yo supe el secreto sin mentirte estuve cinco minutos sentado sin poder hablar. No podía creer que a alguien se le hubiera ocurrido un sistema tan mágico y tan simple. O sea ¿a quién se le ocurrió esto? Es por eso que sinceramente, creo que mi colección de bolas de fuego, sería una de mis regalonas, a pesar claro, de que debo decir que me gustan todas mis piezas.

De las marcas, debo decir que Rothenberg, siempre he buscado productos de ellos. Rothenberg era un alemán que se fue a Estados Unidos, sin embargo, la gran mayoría de sus productos eran de fabricantes alemanes. Tendré unos ocho productos de esta marca, creo que lo que guardo con más cariño, es una caña de pescar, que viene con la marca A. R. de August Rothenberg. Es una maravilla que que una caña de madera hecha de bambú hubiera resistido 120 o 150 años, es uno de mis grandes orgullos.

Ya para finalizar, ¿algún mensaje que quieras dejarle a nuestra audiencia?

A mí me gustaría transmitirles a los nuevos amantes de la magia, que volver a las raíces es lo mejor. Muchas veces se me ha tratado obsoleto, porque lo que yo propongo ya perdió sentido ante la modernidad. Pero cuando tú vuelves a los orígenes, a la historia, y analizas cómo se hacía la magia hace años atrás, te das cuenta de que ese valor es irremplazable. Ese es mi sello, la magia tiene que rescatarse desde los valores esenciales de ella. La magia está toda establecida, ningún mago que me nombres va a descubrir la magia, porque ya se descubrió hace siglos atrás. Por eso tenemos que verla con el respeto que se merece y empezar a cultivar la pura la esencia mágica.

Compartir

La entrada MAGO MARXELO UNA ENTREVISTA MÁGICA se publicó primero en Sonrisas Mágicas.


Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados