Estamos lanzando nueva tienda virtual
Estamos lanzando nueva tienda virtual
Carrito 0

ENTREVISTA MÁGICA CON “LA MAGIA DEL CIRCO” (segunda parte)

como aprender magia escuela de magia ilusion iquique Magia mago iquiqueño Nuestros magos

 

CASTELL, EL ILUSIONISTA.

 

¡Saludos MagiaManiacos!

 

NOTAS DEL AUTOR:

Esta entrevista está dividida en dos partes, en esta segunda publicación profundizaremos en la figura de CASTELL, el ilusionista, en la publicación anterior

profundizamos en la figura de la Maga SHLOMIT

Ambos conforman “LA MAGIA DEL CIRCO”, también cabe destacar que ambos intervinieron en la entrevista del otro, pero por temas de edición, se tomara como una única voz del entrevistado.

 

Esperamos que disfruten esta entrevista tanto como nosotros.

 

CASTELL, EL ILUSIONISTA.

 

Saludos, lo primero sería agradecerte por esta instancia y me gustaría preguntarte para todos nuestros MagiaManiacos… ¿Quién es Felipe Castell?

 

Es un excéntrico, multifacético, artista, músico, acróbata, payaso, mago y por sobre todo muy soñador, muy muy muy soñador.

Parto como un niño soñador, ya los cinco años jugaba a ser payaso haciendo espectáculos en la población, armaba ruedos entre gallineros y animales salvajes, hacia rutinas de payaso y cobraba entrada, los vecinos iban a verme en unas galerías del patio de mi casa, que armaba con tablitas y tarritos, así tenía a todos los vecinos ahí sentados y yo haciendo lo que me gusta hacer. Por ahí me di cuenta de que me gustaba mucho el circo. Nunca llegué a entender cómo amaba tanto el circo, uno de los mitos familiares cuenta, que mi abuelo entre las tantas cosas que hizo, fue trabajar un tiempo en un circo. Mi abuelo fue boxeador, panadero, acólito, fue de todo, pero aun así no creo que por ahí vaya la vena artística. Algo me llamó, es como si un llamado divino hubiera tocado la panza de mi madre y hubiera dicho este niño va a ser artista.

Luego conocería a unos payasos de edad más avanzada, ellos me toman, me apadrinan, y me empezarían a enseñar el camino artístico. Yo un niñito de diez años, ya estaba metido en cosas, empecé a hacer eventos infantiles, entré al circo para conocer, y bueno les caí en gracia, y así fue que aprendí de los payasos más viejos.

Ya en mi adolescencia empieza a enrolarme en otros circos, tuve buenos profesores y aprendí de payasos muy buenos, lo que me sirvió para desempeñarme bien y saltar a otros circos, a los dieciséis años estaba trabajando en el “Águilas humanas” como un payaso estelar, codeándome de payasos buenos. Uno de mis profesores fue “Pinpin” uno de los mejores payasos que ha tenido Chile y que no fue reconocido porque no iba a la televisión.

En Valparaíso le hicieron un premio que se llama el “ancla de plata” como un artista destacado, y la verdad es que dejó varias semillas en varios payasos. Una de esas semillas, fui yo. Ese mismo caballero, me enseñó a fabricar las pelucas y me abrió los ojos del circo, así fue que aprendí de todo, a tocar instrumentos, aprendí a hacer actos de trapecio, la cama elástica, hacer malabares y la magia.

En el circo la magia es súper multifuncional, pasa que en los circos siempre necesitan un número de suelo, tanto para ir a bolos, qué son los eventos sin carpa como también cuando se necesitan transiciones, para instalar estructuras para números de altura.

Producto de que mis papás me exigían estudios, no me atreví a salir más en giras y fue así que decidí realizar espectáculos infantiles aquí en la ciudad, allí empiezo a ser magia de payaso, lo cual provocó que algunos magos se molestaran, poco a poco fui mutando mi personaje, hasta que recordé que mi papá decía: “siempre los artistas de circo tienen un apellido italiano o europeo”, y así es que nace Felipe Castell.

Aunque yo creo que uno nunca deja de jugar, ¿en qué momento piensas que empezaste a ver esto como algo más serio o algo más profesional?

Bueno, primero que nada, en la visión familiar que tenemos, nunca vamos a ver esto como un trabajo, en el sentido de cumplir horarios, tenemos mucha disciplina, y esto no tiene que ver con, el que yo vivo de esto o no vivo de esto, sino que tiene que ver en la forma que se proyecta esto.

Empecé jugando, luego me di cuenta de que esto era mi estilo de vida, en el circo se enseña la responsabilidad o lo que también llaman “el respeto a la pista”.

En el circo te pueden multar, yo por ejemplo aprendí una lección muy humildemente en una ocasión.

Iba entrando a la pista, y el maestro me para y me dice:

“Sácate el reloj, pásame el reloj”.

Yo se lo pasé, y al final del acto me lo devuelve y dice:

“Nunca más te quiero ver con el reloj puesto en la pista, el payaso chileno es el roto chileno, el que usted use un reloj es símbolo de caballería, el payaso es sencillo, no puedo usar joyas o relojes”.

Cosas así fui aprendiendo con el tiempo.

Tú mencionas al payaso como el roto, pero pudieras explicarnos o profundizar en la imagen del Tony por favor.

Por ejemplo, en Perú, cuando yo entré a trabajar me llamaban: “Payaso Tony Cazuelita”, veían al Tony como un nombre, pero el Tony es una clasificación del payaso.

Si entramos en clasificaciones también está el Clown cara blanca, el Augusto, él Contra Augusto, el Excéntrico, el Hobo o Trampa y el Tony.

El Tony es muy similar al Excéntrico, sale a realizar destrezas musicales, magia y lo que sea, tiene muchas habilidades que explota desde el lado de la comicidad, aunque la principal esencia del Tony, es estar muy pendiente en todos los actos que se realizan.

Un ejemplo de “TONIAR” el acto sería: Entra la cama elástica. El Tony comienza a saltar, se enreda con la cuerda, vota a los artistas, rompe la cama elástica, deja la grande en el número y aun así sale airoso con todos los aplausos.

¿Cuál es la génesis del Tony? Había un artista de nombre Anthony, él durante un número ecuestre se le enganchaba un zapato, se caía, se levantaba y se volvía a subir al caballo. ¡APLAUSOS! Su nombre era Anthony, le decían Tony, y así fue que se empezó a usar la frase: “anda a ser el Tony”, comenzó como un apodo y con el tiempo se volvió una clasificación del payaso.

Por ahí de cierta forma nombraste tu negocio de pelucas, pero a la vez me gustaría profundizar tanto en el maestro que comentabas, como también me gustaría saber ¿quién más aportó en tu camino artístico?

Mis primeros maestros fueron mis papás, a pesar de que ellos no eran artistas. Yo creo que me entregaron mucha disciplina en mi día a día, ellos me enseñaron que las cosas había que hacerlas bien, mi papá era muy crítico.

Él me decía que uno tiene que hacer las cosas de una manera muy profesional porque solo así uno va a conseguir más cosas, ese fue un legado que me dejaron mis papás, un afán de querer hacer las cosas bien.

En cuanto a mi camino artístico de formación, mi referente en el área circense es “Caluga Junior”, el hijo del “Tony Caluga”. Mejor que su padre fue su hijo “Caluga Junior”, él estuvo muchos años en televisión, él era un capo en la pista y en la televisión, en cualquier lugar donde se pare.

En el circo tuve un profesor que fue “Cascarita” Juan Carlos Morales, el fue quién me enseñó todos los roles del payaso, y quien me enseñó a perfeccionar todo, fue “Pinpin”, este caballero había ganado premios como payaso, él me enseñó primero que todo, cómo tenía que pararse un artista en el circo, cómo tenía que actuar y moverse un payaso, cómo uno tenía que confeccionar sus propias cosas y entre eso hacer las pelucas.

En cuanto a la magia, puedo decir que quien me enseñó a darme valor en la magia, como tenía que cuidar mi magia, y me entregó otra visión completamente, fue Ling Fu, don Enrique Hidalgo. Él me ha entregado cosas que a otros Magos no le ha entregado y eso lo agradezco un montón.

Algo muy bonito que ocurrió en la entrevista anterior, fue un cierto rescate de la historia de magas y artistas circenses, ¿Qué artistas te gustaría rescatar que no sean conocidos o que merecen permanecer en la historia?

Para mí, “Caluga Junior” tiene todos los reconocimientos, porque él también ya tiene una dinastía.

Pero a quien tuvieron que haberle dado mucho reconocimiento, fue a “Pinpin” más que ese premio que le dieron, porque a la misma vez quedó en el anonimato. Lamentablemente en lo que sea del arte, si no tienes farándula la gente no sabe quién eres o lo que has hecho. Yo mismo tengo un montón de premios de payasos y la gente no tiene idea.

Para mi “Pinpin” fue el mejor, gracias a él muchos payasos son lo que son, porque le copiaron su estilo, lamentablemente él ya se retiró, pero todos los honores deberían ser para reconocer su historia. A dónde pueda siempre digo: “Que para mí él siempre va a ser mi maestro”, fue quien me enseñó amar, respetar y mantener siempre el personaje, uno vive en el cuerpo del artista.

Yo le debo mucho a mi payaso, él me llevó a la magia, me llevó a recorrer países, gracias a mi payaso yo le di de comer a mi familia por mucho tiempo y hacer mi sueño realidad.

Yo no busco ser un artista reconocido, sólo busco que el mundo sea feliz, que se puedan reír conmigo y que se acuerden de que, en algún momento, alguien los hizo reír, o que por una hora se olvidaron de todos sus problemas. Por eso cuándo termina mi espectáculo, siempre les digo a mi público: “y que este y todos sus días sean días de circo para que siempre vivan con alegría”.

¿Qué nos podrías hablar sobre el humor en la magia y bueno todo lo que engloba este tema?

Yo creo que en Chile ya no existe la magia cómica, creo que hoy hay comedia mágica, mucho Stand Up. Por ahí los Magos han perdido un poco el rumbo, que no está mal porque vienen así nuevas reformulaciones en la magia.

Pero a la vez siento que falta estudio y preparación en los magos, por sobre todo que se pregunten… ¿qué quiero hacer?, y aunque todo esto no está mal, creo que no debemos descuidar la magia.

Yo por mi parte ocupo un humor clásico, o lo que todos conocen o llaman como el humor blanco, sin necesidad de caer en el recurso del humor negro, sin caer en comentarios despectivos, sin utilizar el lado político o lo vulgar, hay que ver esto con mucha responsabilidad porque el artista llega el corazón de las personas.

Ya estamos en septiembre y te pregunto… ¿Cómo celebrar el día del circo?

Lamentablemente Chile es un país que dice:

“Estamos comprometidos con la cultura”.

Pero hay casos como, por ejemplo: la ley del circo 20216. Donde hay varias exigencias para las municipalidades. Ellas deberían otorgar varias facilidades a las a los circos, y suele pasar que estas facilidades nunca están.

También pasa que en Chile se apoya la cultura, pero se apoya una cultura más elitista, por eso es importante estas instancias donde se está reactivando cada sector cultural, no tan solo el que representa el circo tradicional, sino que también el nuevo circo.

Y en cuanto a cómo vivir este día, pasa que los circos, como todos, llevan dos años parados, ahora recién con protocolos COVIC, se están reanudando sus funciones, es positivo que de a poco se están abriendo los circos, pero hay que separar esto en dos cosas, por un lado, tenemos la industria del circo y por otro la cultura del circo.

El circo es patrimonio porque ha hecho historia por más de 200 años, más de 200 años de pura historia aquí en Chile, que se mantiene gracias a las familias que con esfuerzo se han mantenido de generación tras generación.

¿Qué mensaje te gustaría dar a nuestros queridos MagiaManiacos?

A los artistas en general, me gustaría decirles que tomemos responsabilidades en lo que estamos haciendo, que le tomemos amor, de que, si vamos a hacer esto, lo hagamos con pasión, una pasión que nos haga vibrar las venas, que todo lo que estamos sintiendo, lo amemos y que siempre recuerden por qué hacemos lo que hacemos.

Y a la gente sólo puedo decir, que vivamos con alegría, que se dejen llevar por el arte, por la magia, por el circo. Si tienen una posibilidad, vayan a ver un espectáculo y déjense envolver por este, porque van a ser felices y los va a hacer soñar con los ojos abiertos.


Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados